Prosopoesía

sombras-vagamundos

Las sombras

      Las sombras siempre nos acompañan con su lunático juego asimétrico. Parábola de la vida donde, pese a detenerte a contemplar la tuya, el resto aparecen como infinitos caminos hacia algún lugar. Como las rayas de una mano mágica. Me quedé inmóvil pensando hacia dónde apuntaba la mía. Nadie respondió. Ninguna sombra dijo […]

Leer mas»
El puente | vagamundos | Fernando R. Ortega

El puente rojo

*A Maria José   Aquel puente era rojo. O no. Aquel puente lo imaginé de un color y tú lo viste de otro. ¿O fue al revés? El puente lo crucé una mañana en busca de Lucky Lucke y cuando te tocó a ti, era Tim Burton el que te espera al final del pasillo metálico. ¿O era […]

Leer mas»
Caminos secundarios | Vagamundos

Caminos secundarios

‘Si yo pudiera cruzar la frontera y llevarte conmigo esta vez Abandonar la sirenas las noches en vela dejar de correr Caminos secundarios, carga ilegal Los controles quiero evitar Cuando llegue a casa Tu seguirás dormida en el sofá’ (Caminos Secundarios-MClan)     Cargando como cargo esta pesada carga, llena de historias, de noches en […]

Leer mas»
Camino cruzado - Vagamundos | Fernando R. Ortega | Foto: atardecer en Rittiman Road / San Antonio / Texas

Camino cruzado

¿Pasar o cruzar? ¿Caminos cruzados o cruce de caminos? Una cruz en el camino del que pasa porque su vida, cruzada de cruces, ha tocado a retirada. Una llamada a capítulo sin permiso, como una cruz por estar ausente, como una cruz del que se santigua sin saber que su cara, es la cruz de su […]

Leer mas»
Esquina mojada | Fernando R Ortega | Vagamundos

Esquina mojada

      Cómo no querer mojar una imagen. Cómo no sentir que pasada por agua, esa esquina en esta imagen, es más imagen que esquina. Agua que juguetea a definir los redondeos de una esquina sin dueña, porque las esquinas, mojadas o secas, son lugares donde hallarse, cruzarse, despedirse e incluso, extinguirse, como un […]

Leer mas»
Mi piel, en silencio, grita | Fernando R. Ortega | Vagamundos

Mi piel, en silencio, grita

Mi piel, en silencio grita sácame de aquí mi piel, en silencio grita oxígeno, para respirar. Respirar, de esta falta de ti respirar, de esta ausencia de mí (Bebe)   Cuando te encontré, supe que había salido del peregrinar por este desierto. Que nunca más pasaría sed. Que el sol no me abrasaría. Cuando te […]

Leer mas»
Some kind of madeness | Maria José Garcia | vagamundos

Madness o el dibujo que interpreta la locura

      El 29 de octubre de 2015 publicaba Some kind of madness, una composición prosopoética inspirada en la canción de Muse. Hoy la reedito porque la ilustrador María José García ha interpretado con su magistral mano lo que le sugiere la letra de aquella composición. En días pasados era yo el que le […]

Leer mas»
La sonrisa de Alessandra | Fernando R. Ortega | Vagamundos

La sonrisa de Alessandra

        Uno, dos, tres. Respira. Unos, dos tres. Corre, Uno, dos, tres. Sueña. Respirar. Correr. Soñar. Uno, dos, tres. Infinitivos. Uno, dos, tres. Añado. Sonreír. Ella respira. Ella corre. Ella sueña. Ella sonríe. Ríe sin parar de respirar, sin parar de correr, sin parar de soñar. Sueño lleno de risas. Risas para un […]

Leer mas»
La llamaban Poppy | Fernando R. Ortega | Vagamundos

Le llamaban Poppy

  No siempre el color es lo que importa; no siempre sabes si sabe a algo o no. Tallos verdes para manos cristalinas, transparentes, sensualmente creativas. Y también, su lunar negro,  invitándote a dar ese paso que, una vez, quiso dar el hombre, aquel que se vistió de astronauta. Sus besos ¿serán húmedos? porque hay […]

Leer mas»
Deseo | Fernando R. Ortega | vagamundos

Deseo…

    Deseo desear; deseo que el deseo sea un deseo permamente, como los rizos de peluquería. Deseo que, para el deseo, no haya ley alguna; es puro deseo. Deseo puro. Deseo que, por no desear, muera sin deseo; no desear en el deseo de lo muertos. Y finado, el deseo se vuelve invisible. Desear […]

Leer mas»
danzad, danzad malditos | Vagamundos | Fernando R. Ortega

Danzad, danzad malditos…

      Yo quiero verte danzar… Danzar y danzar. Peonza danzarina, amante y seductora, compañera inseparada e inseparable del verbo danzar. Así son los grandes de las pistas. Entre danzares y danzarinas anda el juego. O mejor, la batalla. El observador apenas si puede añadir nada: sólo un deseo de danzar. Nadie se siente […]

Leer mas»