Conchas al amanecer

 

Si me das la mano, te pasearé por el borde de la vida.

Te podré enseñar donde el cielo se parte con el mar o cómo saben las crestas blancas que ahora se dibujan en tus ojos de gata.

Oirás conmigo, el sonido del silencio acuático, el ruido de las burbujas o qué sones marca el sol cuando se esconde detrás de aquella montaña.

Coleccionaremos conchas con las que adornaré el perfil de tu sonrisa y colocaré la bandera de “me rendí” en tu monte de venus.

Amanece..