¿Tienes sangre judía?

 

 

 

Hoy he encontrado una información muy interesante en la web de la asociación IUVENTA de Jaén.

Los apellidos que pueden consultarse en los siguientes enlaces han sido publicados por el periodista y escritor Pere Bonnín en su libro “Sangre judía. Españoles de ascendencia hebrea y antisemitismo cristiano” (Flor de Viento Ediciones. Barcelona, 1ª edición 1998).

Estos apellidos están sacados de las listas de penitenciados por el Santo Oficio, de los censos de las juderías y de otras fuentes que indican claramente que la persona portadora del apellido es judía o judeoconversa. Por consiguiente, todos estos apellidos son suspectos de ascendencia judía, aunque sus titulares no tengan conciencia de ello.

¡Ojo! La inclusión de un apellido en estas listas no implica, necesariamente, que ese apellido sea de origen judío. En España, salvo excepciones, no puede haber apellidos hebreos.

Debido a las conversiones forzadas y los estatutos de limpieza de sangre, los judíos tuvieron que cambiar de apellidos y de nombres. Al ser considerada un delito la práctica de la religión judia, los conversos tuvieron que ocultar sus origenes, esconderse, hacerse olvidar.

Por eso pasaron a llevar apellidos comunes entre los “cristianos viejos”, como Rodríguez y López. No todas pas personas que llevan esos apellidos han de tener origen judío.

Y he aquí que Ortega y Vallejo están. Por eso me gusta tanto el nombre de Sefarad. ¡Curioso!

Fuente: Tarbut Sefarad