Veinte mares y apuntes para un atardecer

 

 

 

Veinte poemas de amor y una canción desesperada” de Pablo Neruda siempre ha representado en mi vida, un antes y un después. En esas veintiuna composiciones hallé la máxima expresión poética que un ser humano puede dejar impresa en papel.

De una forma muy muy lejana, dejo aquí, ahora, un gesto en homenaje a esa gran obra poética de todos los tiempos, usando en este caso, el mar como hilo conductor y copiando literalmente la creación formal del poeta Neruda de veintiún poemas.

Dista esto de ser una copia, obvio. Pero el intentar llegar a la perfección poética es lo que persigo cada día al sentarme ante un papel en blanco.

Difícil empresa. Soy consciente de ello. Los tiempos han cambiado; las palabras y los medios. Hay también, por tanto, otras formas de expresar poesía aunque se parezca más, tal vez, a la prosa poética.

En todo caso, son espasmos creativos en busca de la poesía.

 

Descargar y leer: Veinte mares y apuntes para un atardecer (Publicatuslibros.com /2007)

 

 

8.- La chica de la playa

La soledad está llena de miradas que fisgan

en cada rincón de sus movimientos;

ausente de compañías, juega cara a cara

con el viento de poniente y despeinada,

deja que las caracolas peinen sus desmontonados mechones rubios;

quise colarme en la intimidad de su amnnesia cruzándome en el campo de sus ojos

y encontré un silencio, tan oceánico, que las olas me hablaron de olvido.