vagamundos

Pienso… (V) Escribir

      Escribir. Libertario lenguaje. Palabras sin sonido en un papel que sólo resuenan en tu cabeza. Tinta seca para esos ojos húmedos que descifran, letra tras letra. Recóndito lugar al que sólo acceden unos pocos. Y los elegidos se buscan permanentemente por ser el centro de su universo. Así es el que escribe. […]

Leer mas»

Pienso… (III) Trabajar

      Trabajar. Te ganarás el pan con el sudor de tu frente sin perderle la frente jamás al futuro. Nada pasa por la frente del ajeno. El sudor, como el trabajo, siempre es tuyo.  No se necesita a otro para sudar. Ni otra frente. Si sumamos frentes, sudamos muchos. Como en el trabajo. […]

Leer mas»

Pienso … (II) Enseñar

      Enseñar. Mostrar en público no lo que sabes, si no que sabes mostrar en público como pueden saber más lo que te oyen, ven, sienten. Comparte lo que sabes. No dividas. No ocultes. La transparencia sólo es peligrosa en la medusas.

Leer mas»

Pienso… (I) Sumar

      Sumar. Es la operación más fácil de todas. Añades… uno, dos, tres. Al final, más otros, son muchos y muchos son una multitud, un ejército. Si te sumas a los que restan, restas. Por eso hay que sumarse siempre a los que suman. Sumando, como el gerundio, es lo que se lleva.

Leer mas»

En silencio

      Cuaderno de bitácora: día 7 Regreso a mi escritorio. Hoy ha sido un día diferente. He salido de la rutina. O mejor, he roto con la rutina. Creo que lo haré todos los días. No lo he dudado y esta mañana a las 3:00 AM me enfundé mi traje y decidí caminar […]

Leer mas»

¡Qué importa el silencio!

      Mi percepción ha querido que te quedases en blanco y negro en mi memoria; cada segundo vivido es un fotograma borrado, un trozo de algo sin subtítulos difícil de comprender e imposible de leer. Ya no hay más que silencio; no hay nada que puedas decir, poco por oír… sólo el silencio […]

Leer mas»

¿Por qué vagamundos?

¿Y tú me lo preguntas? El viernes vi amanecer en el Mediterráneo, cerca de la vieja Tarraco. Me dejé caer pasando por la vestusta Caesaraugusta, llegando a la señorial capital del reino, donde ahora las señoritas de ciudad montan fiestas  sin hombres porque ya son de “usar y tirar”. Pasé unas cuantas horas por el […]

Leer mas»

Norma

¡Pobre niña infeliz! Infeliz vida iluminaste las noches sagradas de mi encuentro con la pubertad, abandonando con pasos cadenciosos la niñez imaginando a la sombra de tu perenne figura en blanco y negro, películas en cinemascope proyectadas en color sobre de la pared de mis sueños; compañera de desvelos amorosos, sin dejar a la soledad […]

Leer mas»